Copyright 2008-2016

Un día, cuando parecía que ya estaba todo dicho, Sergio Delicado, decidió volver a lanzar la moneda.
Este artista anda fisgoneando por el mundo, encontrando objetos, restos y esquirlas con los que componer nuevas sinfonías visuales. Y es así como el pulso de este escultor nos revela una singular tridimensionalidad de las palabras al mismo tiempo que seduce a las mismas con la idea de estrenar nueva imagen, posando ante el espectador desde sus otras posibles caras o cruces.

Texto: Virginia De León